Antonio Martínez Aragón


Comenzó estudios de Ingeniería en la Escuela Superior de Ingeniería Industrial en Málaga (1993), acabando Arquitectura en la Escuela de Arquitectura de la 

Universidad de Granada (1996-2001).

Obteniendo el Doctorado en Arquitectura en 2015 por la Universidad de Granada.

Desde 2.001 trabaja en su Estudio de Arquitectura en Málaga con su compañero de Universidad y también arquitecto José Miguel Trujillo Vicario.

Es autor del libro Diamantes del lodo, de artículos de opinión en prensa y de artículos en revistas especializadas; ganador y finalista de diferentes concursos de arquitectura; ponente en seminarios y talleres de arquitectura, etc.

Ha desarrollado proyectos principalmente en España y Francia, seguido de trabajos en Brasil, Emiratos Árabes,  Benin. Actualmente realiza varios complejos residenciales y hoteleros en República Dominicana. 

Dentro del compromiso de AMA Arquitectos  con las últimas tecnologías de diseño, el medioambiente y la sostenibilidad, todos nuestros proyectos se desarrollan en entorno BIM, a la vez que potenciamos el ecodiseño o diseño sostenible de nuestros edificios buscando las mejores orientaciones, y el menor mantenimiento e intensidad de uso. 

Empleamos sistemas constructivos industrializados, lo que supone una importante reducción del impacto medioambiental durante la construcción. 

Incorporamos energías renovables a nuestras viviendas como la aerotermia, geotermia, placas solares y/o fotovoltaicas. 

Promovemos edificios NZEB, edificaciones que generan la misma energía que demandan. 
Hacemos una gestión eficiente del agua con medidas para reducir su consumo y reutilizar aguas grises.
Fomentamos una gestión eficiente de residuos tanto durante la construcción como durante la vida útil del edificio -por ejemplo, con creación de puntos limpios en los complejos residenciales-.

Favorecemos la biohabitabilidad a través de la salubridad y la comodidad que proporcionan, entre otros, la calidad el aire y del agua y el confort lumínico y acústico.
Priorizamos la biodiversidad dando una gran importancia al paisajismo no solo como valor en sí, sino también como sumideros de CO2.

Usamos materiales reciclados y/o reciclables con ecoetiqueta

Aplicamos el ACV (Análisis de Ciclo de  Vida de los edificios), una medición de la huella de carbono de nuestras proyectos a lo largo de todo el ciclo de la vida del edificio.