Antonio Martínez Aragón


(Granada, 1975)


Comenzó estudios de Ingeniería en la Escuela Superior de Ingeniería Industrial en Málaga (1993), acabando Arquitectura en la Escuela de Arquitectura de la 

Universidad de Granada (1996-2.001).

Obteniendo el Doctorado en Arquitectura en 2015 por la Universidad de Granada.

Desde 2.001 trabaja en su Estudio de Arquitectura en Málaga con su compañero de Universidad y también arquitecto José Miguel Trujillo Vicario.

Es autor del libro Diamantes del lodo, de artículos de opinión en prensa y de artículos en revistas especializadas; ganador y finalista de diferentes concursos de arquitectura; ponente en seminarios y talleres de arquitectura, etc.

Ha desarrollado proyectos principalmente en España y Francia, seguido de trabajos en Brasil, Emiratos Árabes,  Benin. Actualmente realiza varios complejos residenciales y hoteleros en República Dominicana. 

Dentro del compromiso de AMA Arquitectos  con las últimas tecnologías de diseño, el medioambiente y la sostenibilidad, todos nuestros proyectos se desarrollan en entorno BIM, a la vez que potenciamos el ecodiseño o diseño sostenible de nuestros edificios buscando las mejores orientaciones, y el menor mantenimiento e intensidad de uso. 

Empleamos sistemas constructivos industrializados, lo que supone una importante reducción del impacto medioambiental durante la construcción. 

Incorporamos energías renovables a nuestras viviendas como la aerotermia, geotermia, placas solares y/o fotovoltaicas. 

Promovemos edificios NZEB, edificaciones que generan la misma energía que demandan. 
Hacemos una gestión eficiente del agua con medidas para reducir su consumo y reutilizar aguas grises.
Fomentamos una gestión eficiente de residuos tanto durante la construcción como durante la vida útil del edificio -por ejemplo, con creación de puntos limpios en los complejos residenciales-.

Favorecemos la biohabitabilidad a través de la salubridad y la comodidad que proporcionan, entre otros, la calidad el aire y del agua y el confort lumínico y acústico.
Priorizamos la biodiversidad dando una gran importancia al paisajismo no solo como valor en sí, sino también como sumideros de CO2.

Usamos materiales reciclados y/o reciclables con ecoetiqueta

Aplicamos el ACV (Análisis de Ciclo de  Vida de los edificios), una medición de la huella de carbono de nuestras proyectos a lo largo de todo el ciclo de la vida del edificio.